Carta del hermano mayor

Me dirijo a ti, estimado amigo, para darte la bienvenida en nombre de la Junta de Gobierno de la Hermandad y del mío propio a esta Página Web, donde espero te sientas como en tu propia casa mientras descubres la historia de esta, todavía, joven cofradía ilicitana, y compartes además nuestra ilusión por los muchos proyectos de futuro en los que trabajamos, todos a una, con gran pasión.

Desde su fundación en 1989, la Hermandad de Pasión y Merced de Elche ha destacado por su afán renovador: fue la primera que adoptó el estilo de carga a costal, sus chicotás eternas son ya seña de identidad, y el cortejo que saca a la calle cada Miércoles Santo desprende personalidad propia. No nos conformamos solo con eso. Cada día que pasa, cada año superado, queremos crecer y mejorar a todos los niveles. Ansío ver una marea de capirotes blancos recorriendo el barrio del Raval, una cuadrilla de costaleros fuerte portando sobre la cerviz un paso de misterio ya finalizado, y deseo que las obras de calidad y los cultos eclesiásticos adquieran, aún, mayor importancia para los hermanos.

No es una tarea fácil, pero sé que juntos, con ilusión, podemos con esto y mucho más. Por eso, estimado amigo, te invito a formar parte de esta gran familia que no es de sangre pero sí de corazón; querido amigo, pronto me gustaría llamarte “estimado hermano”, pues eso implicaría que ya formas parte de la Hermandad de Pasión y Merced.

Historia y Escudo

De la fe y devoción que un grupo de amigos sentía por la Hermandad de Pasión y Merced de Sevilla nació, el 8 de diciembre de 1989, esta Cofradía que encontró su hogar en el Barrio del Raval de Elche, con sede canónica en la Parroquia de San Juan Bautista. Fue la primera piedra de un proyecto que, año tras año, ha crecido hasta convertirse en una de las Hermandades más respetadas de la ciudad y, también, una de las más innovadoras en muchos sentidos.

Las imágenes del Señor de Pasión y la Virgen de la Merced, obra del imaginero albaterense Valentín García Quintos, fueron bendecidas el 11 de abril de 1992. La primera Estación de Penitencia de la Hermandad tendría lugar ese mismo año, en la madrugada del Jueves Santo.

En un principio la Hermandad nació con el fin de tener dos pasos, el Nazareno con su cruz y la Virgen bajo palio, pero debido a dificultades económicas, se optó por realizar la Estación de Penitencia con las dos Sagradas Imágenes en un mismo paso. Esta medida, a priori provisional, terminó convirtiéndose en una de las señas de identidad de la Cofradía en la calle.

Hasta 1999 los costaleros portaban el paso al estilo malagueño, es decir, a un hombro; pero ya en el año 2000 se apostó con decisión por el costal, siendo esta la primera Hermandad de Elche en adoptar el cambio. Un año después también se optó por acompañar a las Sagradas Imágenes Titulares con los sones de una agrupación musical, y desde entonces, a Pasión y Merced siempre le han acompañado agrupaciones de ese estilo.

La buena relación que estableció la Hermandad con la A.M. Santa Marta y Sagrada Cena de León se tradujo, en el año 2006, en la composición de la primera marcha dedicada a la Cofradía, cuyo nombre es Sentir Costalero.

Para la talla del paso la Hermandad se decantó por un joven tallista de Sevilla, José Manuel Rodríguez Melo, que ha diseñado un paso de estilo barroco. En el año 2013, en una Asamblea Extraordinaria, los hermanos de Pasión y Merced aprobaron también la ejecución de un paso de misterio, que dote de significado a la presencia del Señor y su Santa Madre sobre un mismo paso. Obra del imaginero hispalense José María Leal, el proyecto muestra el encuentro del Señor con su Santa Madre, a la que acompaña un San Juan Evangelista. En el frontal del paso María Magdalena es consolada por Cristo, mientras en la trasera, un romano ordena al cirineo que ayude a portar la cruz.

Obra del artista hispalense Javier Sánchez de los Reyes, la heráldica de la Hermandad de Pasión y Merced de Elche refleja en sus dos cartelas barrocas a nuestras Sagradas Imágenes Titulares: por un lado al Señor, con el símbolo de la corona de espinas y en el centro, JHS; y en la otra cartela, el escudo mercenario que evoca a la Santísima Virgen. La heráldica, que sustituye a la originaria de la Hermandad, dorada, con el escudo de la Merced rodeado de una corona de espinas, incluye varias referencias a la ciudad y a la propia idiosincrasia de la cofradía.

El Santísimo corona la heráldica, pues Pasión y Merced de Elche está en trámites para convertirse en una Hermandad Sacramental; las dos palmas que abrazan al Santísimo hacen referencia a la ciudad, y son a su vez un símbolo propio de la orden mercedaria. El Cordero que encontramos en la parte inferior del escudo evoca a la Sede Canónica de la Hermandad, la Parroquia de San Juan Bautista de Elche; mientras que la inscripción sobre la que se sustenta la heráldica, es el epitafio que nos dejó San Manuel González, obispo de los sagrarios abandonados, que pedía a los fieles que acudieran a rezarle al Santísimo. De él, la Hermandad conserva una reliquia que custodia con gran devoción.

Hábito y Medalla

En los inicios, el hábito de nazareno de la Hermandad de Pasión y Merced era de color burdeos, pero desde 2016 la túnica de los penitentes apuesta por el blanco, en alusión a la orden mercedaria. Se trata de una túnica de cola, capirote de un metro y un cinturón de esparto, sobre el que se sujeta el cirio color burdeos que portan los nazarenos. En el antifaz se encuentra un gran escudo de la orden mercedaria.

La actual medalla de la Hermandad es una fiel representación de nuestra heráldica: está formada por dos cartelas barrocas con las señas de identidad del Señor, con el símbolo de la corona de espinas y la inscripción JHS, y las de la Virgen, con el escudo de mercedario. El centro de la medalla presenta al Santísimo Sacramento, y en la parte inferior, el cordero como seña a nuestra Sede Canónica, la Iglesia de San Juan Bautista de Elche.

Se ha apostado por un tono envejecido para el metal que da forma a la medalla, y un cordón de color burdeos, que en los primeros años de la Hermandad, se identificaba con el color de las túnicas de los nazarenos que acompañaban a nuestras Sagradas Imágenes Titulares por las calles de Elche la noche del Miércoles Santo.

Templo

La Parroquia de San Juan Bautista de Elche es la Sede Canónica de nuestra Hermandad; se erige sobre las ruinas de un templo renacentista que inició su construcción en el año 1526, a partir de la antigua mezquita del “arrabal de los moros” que en aquel entonces se encontraba situada más allá de las murallas que rodeaban a la ciudad. De este templo no queda prácticamente nada, pues en los momentos previos a la Guerra Civil española, la iglesia sufrió un ataque y fue destruida casi en su totalidad a causa del incendio que se originó el 20 de febrero de 1936, quedando únicamente como recuerdo de la misma las ruinas de la capilla de San Pedro que se encuentran en el jardín parroquial, situado alrededor del propio templo.

El templo actual fue construido entre los años 1953 y 1960, y destaca por la sencillez de sus formas, pues en aquel momento no se contaba con los medios económicos para recuperar una iglesia de la magnitud y esplendor de la original. En su interior, además de la Hermandad de Pasión y Merced, se encuentran otras Sagradas Imágenes las de la Cofradía de la Conversión de la Mujer Samaritana por Nuestro Señor, obra de Sánchez Lozano, o María Santísima de la Caridad.

Start typing and press Enter to search